Os animo a todos a dar el paso, “seguro que no os arrepentís”

Hola, me llamo María Rodríguez y tengo 20 años. El verano pasado estuve de aupair durante los meses de verano en Amberes y, aunque al principio se hizo un poco difícil, ahora puedo decir que fue  uno de los mejores veranos de mi vida. Estoy estudiando el Grado en Magisterio Infantil y me encanta estar con niños por lo que aprendí muchísimas cosas nuevas con ellos y además, conocí una nueva cultura, un nuevo idioma y a muchísima gente de mi edad que me hizo la estancia mucho más divertida. Os animo a todos a dar el paso, seguro que no os arrepentís.


1.- ¿Por qué decides irte de Au pair?

Decidí irme de au pair porque en un futuro me gustaría ser profesora de inglés y considero que, además de asistir a una academia para saber las nociones gramaticales necesarias, no hay nada mejor para aprender inglés, o cualquier otro idioma, que estar durante las 24 horas del día en contacto directo con gente de habla extranjera. Además, el estar en contacto con niños también me parecía muy buena idea y también me iba a aportar cosas para mi futura profesión. A parte de lo anterior, tenía ganas de pasar un verano diferente y además poder conocer una cultura nueva como era la de Amberes, ya que nunca había viajado a Bélgica.

2.- ¿Qué es lo que más destacas de esta experiencia?

Sin duda, la oportunidad que se tiene de aprender. De aprender, además, en todos los sentidos, porque no sólo se aprende el idioma sino también una nueva cultura, nuevos estilos de vida, nuevos lugares y costumbres. También el conocer a gente de otros países y el mejorar como persona, ya que es una experiencia que te ayuda a madurar y a ver las cosas de otra manera.

3.- ¿Y lo que menos?

El estar lejos de tu gente, es cierto que aunque siempre sueles tener visitas o vayas algún fin de semana a casa se echa mucho de menos tu casa, tu familia y tus amigos. Pero no hay nada que skype no solucione (entre risas).

4.- ¿Cómo es la toma de contacto con la familia?

Creo que es la parte que más nos asusta a todos. El encontrarte con la familia, el qué dirán, como te recibirán, si los entenderás bien, esta es la parte que más nos cuesta. Tenemos un montón de preguntas en la cabeza y cuando nos damos cuenta ya nos han acogido como parte de la familia y no nos hemos enterado. Es cierto que los primeros días son duros, no es nuestra casa, no tenemos una confianza plena para poder hablar de cualquier tema y estamos lejos de los nuestros. Pero, en mi caso, esa sensación duró la primera semana, la familia me acogió genial y poco a poco pase a formar parte de la familia. La familia de acogida entiende perfectamente nuestra situación e intentan hacer los primeros días divertidos, amenos y facilitan mucho la convivencia. ¡Ya veréis como no es tan difícil como parece!

5.- ¿Cómo es la relación con la gente de otros países?

Al principio, como todo, cuesta un poco. Yo veía que había mucha gente de muchos países en la academia, por ejemplo, pero ninguno nos atrevíamos a dar el paso, sólo hablábamos con la gente de nuestro país. Pero poco a poco el ir haciendo pequeños grupos hizo que todos nos fuésemos uniendo y al final conocí a muchísima gente. En mi caso, por ejemplo, quedaba casi todos los fines de semana libres con un grupo de amigas para conocer la ciudad y los monumentos más importantes de alrededor, quedábamos para tomar café, ir al cine y salir alguna noche de fiesta. Considero que es algo fundamental porque, aparte de divertirte y disfrutar del tiempo libre, también aprendes mucho y coges confianza con el idioma.

6.- Por último, ¿por qué motivos recomiendas la experiencia au pair?

En primer lugar por lo que se mejora en el idioma, se nota mucho el contacto con la familia y sobre todo con los niños, por ejemplo en la soltura al hablar. En segundo lugar, como he dicho anteriormente, por todo lo que conoces; gente, cultura, idioma, ciudades etc… Y en tercer lugar, porque es algo que nos ayuda a crecer mucho como personas, a madurar y a ser más responsables. En general porque creo que es una buenísima experiencia que no se debería perder nadie. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *